El trasero del mono

Bueno, por fin has terminado de disfrutar de las comidas de Navidad y celebraciones varias con los queridos compañeros y jefes. Seguro que ha sido toda una experiencia de comportamiento organizativo que merece la pena analizar, al hilo de una anécdota que me contaba alguien esta semana.

¡Nos hemos mudado!. Sigue leyendo este artículo en el nuevo blog, siguiendo este enlace.

Anuncios