Esquiando la incertidumbre

Estas vacaciones he tenido la oportunidad de ir a esquiar un par de días, después de cinco años sin hacerlo. No es que yo sea un gran esquiador (aprendí tarde), pero mas o menos me defiendo y, sobre todo, me encanta. Solo tengo un pequeño problema: el vértigo.

¡Nos hemos mudado!. Sigue leyendo este artículo en el nuevo blog, siguiendo este enlace.

Anuncios