Cuatro pertrechos para un intraemprendedor

Conozco dos tipos de emprendedores: aquellos con una vocación temprana y los que tienen la vocación tardía. Los primeros son suficientemente inquietos como para salirse del carril establecido (al menos en nuestro país) de estudiar el máximo número de años posible para luego trabajar para otros y toman el atajo de estudiar menos años y lanzarse a establecer una iniciativa empresarial con mayor o menor éxito. Las razones son muchas, (y darían para una tesis doctoral), pero fundamentalmente por tres motivos:

¡Nos hemos mudado!. Sigue leyendo este artículo en el nuevo blog, siguiendo este enlace.

Anuncios