3 errores comunes en innovación y cómo corregirlos

En cada organización a la que me aproximo para hablar de innovación, me encuentro siempre el mismo tipo de reacción a lo largo de los primeros veinte minutos de conversación: un claro interés y emoción (del tipo “continúa, continúa, esto me interesa”) seguido de un repentino desplome emocional (“buff, yo no veo como vamos a ser capaces de hacerlo”). Y es que poder entrar en una dinámica de innovación sistemática a largo plazo tiene un coste alto de esfuerzo inicial. Podemos bajar ese nivel de esfuerzo si consideramos a priori tres de los errores más comunes que observo a la hora de poner en marcha proyectos de innovación.

¡Nos hemos mudado!. Sigue leyendo este artículo en el nuevo blog, siguiendo este enlace.

Anuncios